Slideshow image

Yo era el único hijo de unos padres devotos. Mi mamá y mi papá disfrutaron de 73 años de felicidad y murieron en una relación dinámica con Jesucristo. Mi infancia fue segura, estable y llena de amor y aventuras.

Durante la mayor parte de mi vida, mis padres vivieron en la misma pequeña comunidad montañosa de Kentucky. Estaba rodeado por una familia extendida de abuelos, tíos, tías y primos. Normalmente teníamos entre 15 y 20 personas en la casa para la cena y, a su vez, pasábamos una o dos noches a la semana visitando a los familiares.

Mi papá era un vendedor muy exitoso y mi mamá se quedaba en casa y nos cuidaba. Mis padres tenían muchos amigos y eran activos en la iglesia y en la comunidad. Todos amaban a mis padres.

Cuando tenía diez años, le pedí a mi madre un regalo especial de Navidad. Pedí un elefante bebé. En lugar de reírse o darme una lección, mi mamá inmediatamente dijo que sí. Luego contactó a su congresista y al Departamento de Estado de los Estados Unidos y pidió ayuda para comprar un elefante. Trabajó durante dos meses, pero no pudo obtener permiso para comprar el elefante (el año siguiente recibí un mono como mascota).

Aunque no recibí el regalo de mis sueños, nunca olvidé que mi madre dijo que sí y se esforzó tanto. Ella me inspiró y me hizo creer que cualquier cosa podría ser posible.

¿A qué necesitas decirle que sí? Cuando Dios te presente una oportunidad, no busques las razones por las que no funcionará. Busca las razones por las que puede funcionar, con la ayuda de Dios.

DI SÍ

La Biblia dice en el Salmo 77:14, “Tú eres el Dios que realiza milagros; muestras tu poder entre los pueblos.”

Visita www.choosegreatness.com hoy mismo para obtener más ideas sobre cómo vivir una vida grandiosa.

Puedes ver el programa de Ron, “Choose Greatness: Your Key to a Happier Life”, en nuestro canal de YouTube: https://www.youtube.com/channel/UC9hhhg3gJWYP8auB02aoerA/videos

Síguelo en Facebook: https://www.facebook.com/ronball/